Esta web usa cookies. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso que hacemos de ellas.     Puede obtener más información sobre cookies aquí
Inicio
Mapa de localización
Contactar
Mapa de localización. Cómo llegar.
Visitanos en Facebook
Visitanos en Twitter
Consulta nuestro blog


¿Qué bienes patrimoniales forman el activo y el pasivo en el régimen de participación?


<b>¿Qué bienes patrimoniales forman el activo y el pasivo en el régimen de participación?</b>

Mediante el régimen de participación a cada uno de los cónyuges se le reconoce el derecho a participar en las ganancias que el otro obtenga en el tiempo en que esté vigente. Los bienes adquiridos de forma conjunta, pertenecerá a ambos.


Mediante el régimen de participación a cada uno de los cónyuges se le reconoce el derecho a participar en las ganancias que el otro obtenga en el tiempo en que esté vigente. Los bienes adquiridos de forma conjunta, pertenecerá a ambos.

Cada cónyuge administrará, disfrutará y tendrá la libre disposición tanto de los bienes que le pertenecían en el momento de contraer matrimonio como aquellos que adquiera durante la duración de este régimen. Para su extinción, habrá que atender a los casos previstos en la disolución de la sociedad de gananciales, pudiendo cualquiera de los cónyuges pedir la terminación del régimen de participación cuando el otro comprometa gravemente sus intereses por la realización de actuaciones irregulares en la administración.

Tras la extinción del régimen de participación, se deben determinar las ganancias por las diferencias entre los patrimonios inicial y final de cada cónyuge:

- Por un lado, en el activo patrimonial inicial de cada cónyuge quedan incluidos los bienes y derechos que les pertenecieran al inicio del régimen, como los adquiridos después por herencia, donación o legado. Mientras que el pasivo está compuesto por las obligaciones del cónyuge al empezar el régimen, así como, las derivadas de la adquisición de bienes por donación, herencia o legado, cuando no excedan del valor de los propios bienes.
- Por otro lado, en el activo patrimonial final de cada cónyuge quedará formado por los bienes y derechos de los que sea titular al momento de finalizar el régimen, incluyendo el valor de los bienes regalados por uno de los cónyuges sin el consentimiento del otro, exceptuando las liberalidades de uso, además de los actos que realiza uno de los cónyuges en fraude de los derechos del otro. En cuanto al pasivo final está constituido por la diferencia entre el activo y el pasivo, incluyendo en el patrimonio los créditos del cónyuge acreedor que tenga frente al otro y deduciéndolos del patrimonio del deudor.

  


Inicio     Nuestra firma     Equipo     Especialidad matrimonial     Intervenciones y asistencia     Consultas presenciales     Contactar     Nuestro blog    Facebook    Twitter    

aviso legal     privacidad     Uso de cookies